Novedades @

N O V E D A D E S

º¡Capítulo 26!

ºNuevo relato corto: Senderos del destino.


domingo, 11 de noviembre de 2012

Capítulo 4

Boundless Creative Photography Ideas 29 Boundless Creative Photography Ideas
Max Gibson


-¿Que quién soy yo? Pues... cómo te lo explico... pero primero, deberías ser consciente de dónde te encuentras -me dijo volviéndose hacia mí.
Cierto, ¿dónde estaba? Había estado tan absorta contemplando el paisaje y al desconocido que aún no me lo había planteado.
Parecía un hombre de unos treinta y cinco o cuarenta años, y si era mayor no lo aparentaba, porque tenía la piel de la cara tersa y de aspecto suave. Sus ojos grises de mirada penetrante me tenían fascinada; aunque tenía la cabellera de un gris blanquecino, había cierta juventud en su rostro, agradable y sencillo. Estaba sentado sobre mi cama.
-La verdad, no me lo había planteado todavía.
-Bien, empecemos... -dijo, pensativo- ¿qué recuerdas?
-… Íbamos a chocar contra un iceberg con el submarino… perdí el control...
-Así que ¿no me equivocaba? ¿Manejabas el submarino tú sola? - me interrumpió -. ¡Has venido con una tripulación de adultos completa!
-Sí, bueno, todavía no sé que les pasó -admití-. De repente, todos se desmayaron, quedaron inconscientes.
-Mmmm… - ahora hablaba más bien para sí mismo, en un tono tan bajo que casi no podía oírle - es posible que... no, definitivamente, no podría haber pasado de esa forma...¿cómo? ¿por qué? No tienen razón, seguro que no… Continua - me dijo finalmente-.
-De acuerdo... –intenté volver al pasado- entonces, recuerdo borrosamente que cuando el iceberg y el submarino chocaron, el submarino no se agujereó, sino que fue el iceberg quién salió malparado. Después del impacto no recuerdo nada más porque empecé a sangrar y a sentir mucho dolor y ya no era consciente de lo que ocurría en el exterior.
-Bien. No recuerdas mal, el... iceberg, como tú lo llamas, tiene un agujero actualmente que nos está causando...bastantes problemas, pero lo estamos reparando, así que no te preocupes.
-Espere... ¿dijo que les está causando bastantes problemas? Eso quiere decir... ¿que estamos dentro del iceberg? ¿Y cómo puede haber un iceberg a esta profundidad? Porque es un iceberg, ¿no? Se parecía mucho...
-Pregunta por pregunta por favor. Eso con lo que tu submarino chocó no es un iceberg, es una especie de... escudo, que hemos creado para proteger nuestro mundo. Resulta útil  porque estamos a tanta profundidad que nadie nos encuentra y, aunque extrañamente haya acabado pasando, no había muchas posibilidades de que un submarino chocase contra nosotros; pero al menos nos ha servido para descubrir que es demasiado frágil.
Ahora mismo te encuentras dentro de él. Cuando tuvo lugar el impacto, se oyó desde toda la ciudad y fuimos a ver qué había ocurrido. Nuestros hombres más fuertes os llevaron hasta el hospital y aquí os han tenido en observación. Supe que conducías tú el submarino porque tus "heridas" eran diferentes a las de los demás. Sois tan diferentes... hasta diría que somos especies distintas... los científicos a veces tenemos que reprimir nuestros, mmm... deseos de experimentar, ¿sabes?
-¿Usted es científico?
-Algo así, sí. Modestia aparte, uno de los más célebres de este pequeño mundo submarino.
-Entonces, me podrá aclarar cómo es posible que exista esta incoherencia que contradice las leyes de la física -dije, sarcásticamente-.
-Puede que sí, pero más adelante, cuando estés completamente recuperada. Por ahora, dejemos esta conversación y descansa, que todavía se te ve exhausta.
-Pero, ¡espere! -grité-.
Tenía muchas preguntas que hacerle... ¿Dónde nos encontrábamos geográficamente? ¿A qué se debía el extraño dolor que me atenazó las entrañas? ¿Cómo se había creado ese escudo milagroso capaz de mantener toda una ciudad con vida? ¿Cómo podíamos soportar  la presión atmosférica? No estaba exhausta, estaba impaciente, quería descubrir los misterios apasionantes que se escondían en ese pequeño mundo. En ese instante, lo que más me importaba averiguar (ya que era la clave para volver a la superficie) era cómo y por qué toda la tripulación menos yo había quedado inconsciente instantánea y anormalmente.
-Ya hablaremos más tarde, te lo prometo, tienes mi palabra- me tranquilizó mientras se levantaba de mi cama- ¡Qué descuido! No nos hemos presentado: me llamo Max Gibson, pero puedes llamarme Max.
Me tendió la mano.
-Jessica Nichols, mis amigos me llaman Jess- respondí mientras encajábamos. Estaba levemente más fría que la mía... y era muy suave.
-¿Podría saber tu edad? Tengo una ligera curiosidad.
-Tengo catorce - dije sonriendo-.
Nos soltamos las manos.
-¡Qué joven para hacer una expedición tan peligrosa! Yo, de momento, -sonrió maliciosamente-, te diré que tengo cinco veces la tuya más la mitad de tu edad multiplicada por tres.
Hice cálculos. No era mala en matemáticas. Si no estaba equivocada, Max tenía... ¡91 años! Hasta ahora imaginaba que no pasaba de los cuarenta, incluso le suponía más joven, pero ahora admiraba cómo se conservaba, incluso le encontraba atractivo. Mi cara pasmada debió hacerle gracia, porque se rió.

-¡No será la primera sorpresa que te encontrarás durante tu estancia aquí! -me sonrió amablemente.
Me caía bastante bien.

-Bien, debo irme -se dirigió hacia la puerta.
-Espere...-quería retenerle de algún modo- al menos, dígame dónde estoy.
Abrió la puerta, se giró hacia a mí y, antes de salir e irse, me dijo:
-Estás en un lugar llamado Crystalraise.

No hay comentarios:

Publicar un comentario