Novedades @

N O V E D A D E S

º¡Capítulo 26!

ºNuevo relato corto: Senderos del destino.


lunes, 12 de noviembre de 2012

Capítulo 19



Espectáculos

Will miró su reloj.
-Las seis y media.
¡Qué descanso!
Me miró con curiosidad.
-¿Tienes prisa?
-Max me dijo que tenía que asistir a una reunión con el Consejo a las ocho –respondí indiferente.
-Mmm los del Consejo… entonces, nos queda algo de tiempo aún, ¿quieres que vayamos al pueblo?
-De acuerdo, pero quiero pasar por el Hospital primero, para cambiarme –mentí. En realidad, añoraba a mi compañera de los ojos amarillentos. Butterfly era la única que sabía cómo se sentía alguien ante ellos.
-Vámonos entonces – se levantó grácilmente y me ofreció la mano, la mano que me había salvado…
Cuando llegamos al hospital, busqué a Lysa. Estaba en la Clínica,  me entregó a una Butterfly encantada de verme y me dijo que se la dejara cuando quisiera.
Al verme, Butterfly se lanzó como una centella hacia mi abrazo.
Subí a mi habitación para cambiarme de ropa. Me quité la camiseta de Will y, esta vez sí, me  puse pantalones, además de un jersey morado.
Bajé (esta vez por el ascensor) y me encontré con Jace en la cuarta planta.
Me sonrió, como hacía siempre.
-¿Has nadado? –supongo que se fijó en mi pelo mojado.
-Como nunca –señalé, sarcásticamente. ¿Debía decirle lo de los ojos amarillentos? Pensaría que estaba loca. Cambié de tema- ¿sabes? Un amigo me está esperando abajo, puedo presentártelo.
- De acuerdo –dijo sonriente.
Pero no era sólo Will quién me estaba esperando. Le devolví la camiseta con un “gracias” afable y fui a saludar a los demás. Emily se acercó a abrazarme.
-Vinimos a buscarte, hay un espectáculo muy bonito –sus ojos siempre reflejaban alegría, a pesar de su triste pasado. Me complacía que siempre estuviera tan emocionada, y me reconfortó que hubieran pensado en mí. “Les caigo bien” –pensé, aliviada.
Kail me sonrió con su complicidad característica que ya empezaba a reconocer.
-¡Vaya, otro de los tuyos!
Miré a Jace. Él se lo estaba pasando estupendamente, pero parecía desconcertado.
Emily le miró.
-¿Quién traes contigo?
-Es mi entrenador, Jace. Jace, estos son Will, Claire, Emily, Kail… e Ivy –añadí, incómoda.
Emily fue la primera que se le acercó, con su sonrisa de siempre, y se saludaron con un apretón de manos.
-Bienvenido Jace–saludó – y bien, ¿qué te parece todo esto?
-Extraño y bello –contestó él, afablemente.
Noté complicidad en sus miradas.
-¿Qué espectáculo es ese? –pregunté.
-Un grupo de magos nos sorprenden de tanto en tanto con sus actuaciones –explicó Claire – son realmente asombrosos.
-Y unos farsantes –agregó Ivy.
-No es verdad- replicó Claire.
-¿Os venís? –Emily estaba impaciente.
-Yo no puedo –se disculpó Jace –todavía no me han dado el alta…
-Vaya, qué lástima…
Tanto Emily como Jace parecían disgustados. “Vaya, aquí hay química” –me reí.
-Pero bueno, estoy encantado de conoceros –concluyó.
-¿Jess? –a Will no podía negárselo. Además, también sentía cierta curiosidad por ver a esos magos. Cualquier cosa en Crystalraise me despertaba curiosidad.
-Yo claro que vengo –canté jovial.

La calle Mayor estaba abarrotada de gente exaltada. Deduje que ese tipo de eventos eran muy poco frecuentes, “razón de más para verlos”.
Tuve que cogerles la mano a Emily y a Will para no perderlos.
Se oía una música exótica preciosa y se podían percibir algunos hilos de humo violeta que aparecían de la lejanía por encima de la multitud.
Sólo por el ambiente ya se predecía que sería un espectáculo realmente emocionante.
Un muchacho alto y corpulento me distrajo. Se acercaba a nosotros. Su expresión me resultó vagamente familiar.

-Eh, enanos –exclamó enérgico –seguidme, si es que queréis ver algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario